EDUCACION INFANTIL

 

OBJETIVO DE EDUCACIÓN INFANTIL: GARANTIZAR EL BIENESTAR DEL NIÑO

Tomamos la educación infantil como clave para el desarrollo como niño y como persona. Los fundamentos de la persona están arraigados entre las edades de 0 a 6 años.

Lo que está sucediendo en este momento es de suma importancia en la dirección del desarrollo de una persona.

Alcanzaremos el bienestar si brindamos las oportunidades adecuadas para desarrollar las habilidades que tiene un niño.

FUNDAMENTOS PEDAGÓGICOS

  • Respetar el ritmo biológico e intelectual del niño.
  • Fomentar la creatividad y la iniciativa del niño proporcionando las condiciones adecuadas.
  • Promocionar la autonomía.
  • Fomentar las habilidades y el carácter de cada niño.
  • Capacidad para decidir.

EL NIÑO ES EL PROTAGONISTA DE SU PROCESO DE APRENDIZAJE

  • Es una persona que tiene todas las habilidades para sobrevivir. Estas habilidades son inherentes, no se deben aprender, no se deben enseñar, se deben desarrollar de una forma u otra, dependiendo del contexto en el que las ofrezcamos.
  • Cada niño es único, con sus propios deseos, necesidades y ritmos.

PROCESO DE APRENDIZAJE. EXPERIMENTACIÓN Y JUEGO.

  • Es un proceso que comienza con el nacimiento y se desarrolla con la vida.
  • Cada niño tiene su propio ritmo, propio y único y es más lento de lo que pensamos. No es mejor aprender porque aprendes antes. Aprender no es una carrera. No tiene fin.
  • El aprendizaje más significativo y sostenible es el que surge de la propia iniciativa y motivación interna. Lo que hace el niño por su cuenta.
  • El proceso de aprendizaje comienza desde dentro de cada uno. Es un proceso que uno puede hacer “solo” porque implica la propia transformación, crecimiento, desarrollo interno a través de la interacción con el entorno.

Para ello necesitará la ayuda de un adulto.

  • Es un proceso continuo de toma de decisiones. Sin embargo, se deben aceptar las consecuencias. Entendemos el error como otra nueva oportunidad para aprender.
  • Los niños aprenden jugando. No sabe cómo hacerlo de otra manera. Es su primera herramienta de aprendizaje para conocerse e interiorizarse a sí mismo y al mundo que lo rodea.
  • Aprende a través de la experimentación y la manipulación, necesita manipular objetos. Aprende haciendo conexiones entre objetos. Lo que el niño hace, vive y experimenta tiene sentido para él, es significativo.
  • Se desarrolla a través de actividades concretas en las que intervienen todos los sentidos.

EL ADULTO COMO ACOMPAÑANTE

Proporcionará al niño un contexto de confianza y seguridad.

  • Estar cerca del proceso de desarrollo del niño, ayudando en el proceso.
  • Identificar y valorar sus capacidades. Necesitamos tener confianza en la propia capacidad de desarrollo del niño.
  • Ayudar a identificar y gestionar las dificultades.
  • Responder con sensibilidad a sus necesidades.

ORGANIZACIÓN DEL ESPACIO Y MATERIAL

El niño se desarrolla en el espacio y este espacio incide en su desarrollo. Estos espacios responden a lo básico de nuestro proyecto, es decir, a las distintas necesidades y ritmos de los niños, la naturaleza y habilidades de cada niño. Y están preparados para fomentar la autonomía, la capacidad de decisión, la creatividad y la iniciativa.

  • Espacios amplios y abiertos. Se dividen en pequeños espacios, micro-espacios. Están preparados, bien identificados y fomentan la interacción entre los niños.
  • Los espacios al aire libre tienen el mismo potencial que los espacios interiores y deben satisfacer las necesidades reales de los niños.

                        

Materiales: tocar, oír, ver, saborear, ... el niño utiliza todos los sentidos para conocer el mundo.

  • Diversidad de materiales para trabajar todos los sentidos.
  • Abierto, flexible, real, polivalente. Natural.
  • Ordenado y disponible para ellos.

        

GESTIÓN DEL TIEMPO

PROCESO DE ADAPTACIÓN. ORGANIZACIÓN DEL DÍA:

  • Recepción: Este momento es muy importante. Nosotros, los profesores, preparamos una zona de recepción tranquila y agradable. Se le debe dar al niño el tiempo que necesita para comenzar a jugar. Por lo tanto, entendemos que este período de tiempo debe ser flexible.
  • Juego libre: El niño puede ir a la esquina que quiera jugar. Pueden ir a otras salas, fomentando la interacción entre diferentes edades.
  • Tiempo para el grupo de referencia: este será el tiempo para las actividades grupales (reforzar dinámicas de grupo, dirigir conversaciones, actividades específicas, etc.).
  • Tiempo de alimentación y descanso

FAMILIAS Y COMUNIDAD

La familia y la escuela son dos contextos diferentes que se necesitan y se complementan.

Si nuestro objetivo es el bienestar del niño, debemos trabajar con las familias. Es fundamental establecer relaciones de mutua confianza y aceptación entre las familias y la escuela.

Para ello, ofrecemos propuestas, acciones y tiempo.

Al igual que con las familias, también consideramos esencial la relación con el pueblo y la gente del pueblo, ya que somos parte del pueblo. Esto se refleja en todas las iniciativas que organizamos en la ikastola para el pueblo: celebraciones, visitas, excursiones, etc.